jueves, 8 de septiembre de 2011

Diferencias culturales y trabajo

Durante esta semana he podido observar durante mi estancia en Casablanca, que las diferencias culturales van mucho más allá de lo que entendemos por globales, entre continentes, países, religiones, idiomáticas o regionales.

Me he dado cuenta de que la naturaleza humana permanece inalterable en sus esencias más fundamentales, independientemente de nuestras particulares formas de ver el mundo y creencias fundamentales de vida asociadas y esto de veras que me ha congratulado.

Es indiferente que un equipo de trabajo sea marroquí, español o francés, el crecimiento de sus miembros, motivaciones y resolución de conflictos es algo que siempre ha de gestionarse, aunque a cada cual su dosis de sal y pimienta. Finalmente, son las emociones las que nos atrapan o somos nosotros los que podemos atraparlas.

Un sonrisa, un gesto de agradecimiento, un ofrecimiento desinteresado son capaces de transformar una idea preconcebida o un bloqueo existente frente a lo no siempre es tan evidente.

Ahora contaré una pequeña anécdota para tratar de reflejarlo. Trabajando para una empresa cliente, en Marruecos, como expliqué al comienzo del post, me encuentro con un equipo que apodera gran inquietud por la novedad y las diferencias. La novedad, no hace falta que diga que era yo, pero bien, me encuentro que más allá de las diferencias, una persona en concreto, se ofrece desde el principio a agradar, enseñar y ofrecer incluso aquello de lo que puede carecer por su ofrecimiento. Pero mi historia no termina ahí, en los simples gestos, mi historia continua con el conocimiento profundo que adquiero sobre su vida. 



De familia humilde, él es el único sustento que tiene la misma. Con 23 años es el cabeza de familia compuesta por una madre, dos hermanas y una abuela moribunda, a la cual sustenta de forma exclusiva con un trabajo de botones o chico de los recados, chico para todo. No con solo esto, termina de adoptar a un niño de 5 años que es el puro reflejo de la felicidad infantil y el cariño personalizado. Amín, que así se llama el protagonista de mi historia quiso invitarnos a su jefe, dos de sus compañeros y a mí a su casa. Amín pronto se casará con una joven que también es un reflejo de entrega incondicional y que junto a su madre nos han ofrecido el mejor cuscus con el que alguien podría encontrarse. Y sin esperar nada a cambio, pues lo hacía por mí, un extranjero desconocido y al que probablemente no volverá a ver.

Sin embargo, pese a la parte altruista de la historia, siempre hay efectos colaterales que gestionar y en este caso es la vergüenza de los que más tenemos y el hecho de que personas cercanas a él, más allá del agradecimiento les influye ejemplo y admiración, empezando por su jefe.

Amín, por supuesto que recibirá mucho más, estoy seguro de ello. Porque antes de recibir hay que dar, pero sobre todo porque disfruta y hace felices a los demás haciéndolo.

¿Tú piensas que es posible que cualquiera como Amín pueda influir en su equipo de forma tan positiva? o ¿piensas que es un tema de diferencia cultural? Seguro que conoces otros casos.

Y es que en medio de la multitud y el inmenso ruido que existe en ciudades como Casablanca, siempre hay talento que se hace sentir.


martes, 26 de julio de 2011

Compartir es más que colaborar


Después de tener diferentes experiencias con proyectos de tecnología y sobre todo de gestión de personas, puedo afirmar que si algo es importante es la cercanía al usuario y por tanto la curva de aprendizaje requerida.

Desde una perspectiva de negocios, la curva de aprendizaje está tan relacionada con el usuario como con el mercado en general. Así, soluciones novedosas requieren de un tiempo de maduración para calar en el mercado y también en el aprendizaje del usuario.

Cualquier solución, por tanto, requiere considerar recursos para dotar de sentido a una nueva forma de pensar y hacer las cosas. Es decir, dotar a la oportunidad palpable, en forma de ejemplo o de caso aplicable a realidades concretas.

El caso de nuevas aplicaciones o plataformas de colaboración y comunicación, son un ejemplo claro de esto. Así, en el día a día, el usuario puede tener claras las oportunidades palpables que el uso de una plataforma de colaboración y comunicación le brinda, pero no sabe como materializarlas. Igualmente sucede, si es en una organización aprendemos a distinguir los puntos clave en base a la aplicación de este tipo de soluciones. He tenido oportunidad de conocer recientemente soluciones de este tipo de plataformas y creo que en concreto Colcentric puede ser una referencia, por su cercanía, pero también por su enfoque de negocio, porque no todas las soluciones son igual de válidas.

El contacto directo con los usuarios, la formación de clientes en el uso de herramientas y la documentación de la metodología en la forma de informes, necesarios para llegar a hacer realidad una red social empresarial son los que permiten hacer realidad algo. Y esto va un paso más allá que la simple introducción de un elemento tecnológico nuevo. Algunos de estos elementos fundamentales serían por lo tanto:

1.- La coordinación del equipo que gestiona la comunidad objetivo.2.- La motivación de sus miembros por utilizar la solución.3.- La formación de personas en el uso de este tipo de herramientas.  

Sin estos tres puntos, la implementación de soluciones están considerablemente expuestas a la posibilidad de fracaso, al menos en las organizaciones con estructuras de modelos clásicos con un estilo más tradicional, donde los colaboradores, es muy probable que no están acostumbrados a "jugar" con nuevas soluciones.




La coordinación y la participación de la comunidad, su dinamización y la forma de compartir temas de trabajo se suman a la formación entorno a las posibilidades que la solución ofrece. El administrador o el dinamizador debe coordinar y también debe velar por la motivación de sus colegas a usar la red. Así, entenderán todos los beneficios que se ofrece, siendo una forma de ayuda y no una obligación. Descubrir cómo la plataforma de colaboración y comunicación funciona y facilita su trabajo es esencial.

La gestión de una empresa es una tarea que requiere la mayoría de las habilidades y capacidades profesionales y de gestión en términos de 2.0, siendo lo más importante, sus relaciones con proveedores, clientes y empleados entorno a temas de trabajo. Es una gestión compleja, al mismo tiempo que valiosa, pues el resultado debería de ser de creación de valor compartido. O lo que sería lo mismo, el valor producido por el conjunto, siempre debería ser mayor que el de la suma de las partes por separado. En este sentido, la experiencia con Colcentric va más allá de la creación de una red social profesional, pues sitúa en el centro de la interacción los temas profesionales o de trabajo y no las relaciones como hace una red social convencional.



Al poner en el centro los temas de trabajo, da un sentido a las relaciones y también utilidad y resultados para la empresa. De la misma manera que el administrador o el dinamizador debe coordinar, también debe velar por la motivación de sus colegas a usar la red.

Sin motivación y sobre todo sin la formación, las soluciones no se utilizan. Un usuario no estará nunca motivado por utilizar algo que no conoce y que además se le impone. El conocimiento sobre el medio ambiente, su metodología y procesos (colaborar, compartir, comunicar, actualizar, estar disponible, etc.), así como la parte tecnológica (el uso del muro, la asignación de tareas, la gestión de documentos o creación de contenidos actualizados por la comunidad "wikis" ligados a este nuevo concepto de herramienta 2.0).

La capacitación de empleados no se trata sólo de explicar lo que es una red social, sino explicar el significado de desarrollo profesional desde una perspectiva de 2.0, nueva y de todas las herramientas que actualmente conforman el espectro de aplicaciones sociales digitales, pero en un mismo lugar. En términos de Paula Sibilia, que es una antropóloga argentina que vive en Brasil y ha publicado el libro: La intimidad como espectáculo. "Las nuevas tecnologías –dice– han cambiado nuestra manera de ser, nuestra subjetividad, la forma en la que nos construimos como sujetos". Mi opinión es que también cambian nuestra manera de ser como empresas y de relacionarnos con el mundo y conceptos como la movilidad y el cloud computing, hacen que plataformas como Colcentric tengan un gran papel en esto.

¿Cuál es tu perspectiva de colaborar, comunicar y compartir?